Lactancia y trabajo 17 junio, 2016 – Posted in: Tips para Mamás – Tags: , , ,

LACTANCIA Y TRABAJO

¿CÓMO PODRE CONTINUAR LA LACTANCIA, EN EL TRABAJO?

 

  1. Lleva contigo tu saca leche (que será tu mejor aliado), para sacarte la leche durante el horario de trabajo. Guarda la leche que te saques para que la persona que cuide a tu bebé se la dé, recuerda que debes colocarla en refrigeración, o de preferencia congelarla, para que puedas proporcionársela a tu bebé, mientras no estés.
  2. También puedes implementar la leche de fórmulas, si no produces suficiente leche. Y podrás seguir amamantando a tu bebé cuando no estés trabajando. Recuerda, sin embargo, que cuando dejas de amamantar o extraerte leche durante el día, dejas de estimular tu producción de leche.

¿CUÁLES SON LAS VENTAJAS DE SEGUIR AMAMANTANDO MIENTRAS TRABAJO?

 

  1. Estimularás tu producción y seguirás teniendo leche suficiente para amamantar a tu bebé cuando estés con él. Otro beneficio es que al recolectar tu leche en el trabajo tu bebé seguirá disfrutando de las ventajas nutricionales y de salud de la leche materna, aun cuando no estés presente. Al extraerte la leche sabrás que estás haciendo algo importante para tu bebé y te sentirás más conectada a él durante las horas de trabajo.
  2. Una de las cosas más bonitas de seguir extrayéndote leche en el trabajo es poder llegar a casa y darle el pecho a tu bebé. Puedes acurrucarte con él inmediatamente, reconectarte con tu pequeño y ofrecerle algo que nadie más puede darle.
    Para cerciorarte de que tu bebé quiera mamar cuando llegues del trabajo, pídele a la persona que lo cuide que no lo alimente durante la última hora antes de que llegues a casa, o que sólo le dé lo suficiente para quitarle un poquito el hambre. Así tu bebé y tú aguardarán ansiosamente ese cariñoso reencuentro diario. Recuerda que para amamantar a tu bebé puedes usar también las mantas de lactancia

 

 

TIPS PARA FACILITAR TU EXTRACCIÓN EN EL TRABAJO

  1. Lo ideal es que tengas acceso a una sala exclusiva donde puedas extraerte la leche con tranquilidad, como una oficina o sala de conferencias que no se usa, o incluso un armario grande y limpio con una silla, una mesa y una toma de luz (la mayoría de los sacaleches funcionan también con pilas, o sea que la toma de luz no es indispensable).
  1. Procura encontrar una sala con una puerta que se pueda cerrar con cerrojo, para que no tengas que preocuparte de que alguien pueda invadir tu privacidad.
  1. Es muy recomendable que te acostumbres a usar el extractor de leche en casa. Empieza a hacerlo unas semanas antes de regresar al trabajo, para que sepas cómo funciona, cómo se siente y cuánta leche produces. Te sentirás mucho más confiada sacándote la leche en el trabajo si sabes que puedes producir lo suficiente para llenar una bolsita o botellita.
  1. El respaldo de los demás es la clave del éxito. Si conoces a otras madres que están amamantando y extrayéndose leche en el trabajo, o que lo han hecho en el pasado, pídeles apoyo y consejos. De otra forma, no tienes que contarles a tus compañeros de trabajo lo que haces en tu horario de descanso si no quieres, pero sí deberías decírselo a tu supervisor(a).
  1. En México, por ejemplo, la Ley Federal del Trabajo indica que mientras estés lactando tienes derecho a dos reposos por día, de media hora cada uno, para alimentar a tu bebé. La Ley no especifica por cuánto tiempo puedes tomar estos reposos, en la práctica deberían respetarte ese tiempo hasta que decidas quitarle el pecho a tu bebé. La ley también indica que en caso de que amamantes a tu hijo en el lugar de trabajo o que te extraigas la leche te deben proporcionar un lugar adecuado e higiénico para hacerlo.

¿Y SI VIAJO, COMO MANTENGO LA LACTANCIA?

No deberías de abandonar la lactancia sólo por el hecho de que viajas por cuestiones de trabajo, aun si lo haces constantemente y no te acompaña tu bebé. Podrías extraerte algunas tomas para dejar en casa mientras estás de viaje y llevar contigo el extractor. Aunque tengas que desechar la leche que te extraigas estarás manteniendo la producción para cuando regreses

¿CÓMO MANTEGO LA LECHE MATERNA?

  • La leche se puede mantener de seis a ocho horas a temperatura ambiente, si no hace mucho calor.
  • En el frigorífico se conserva sin problema dos días, en un recipiente de cristal o de plástico que cierre bien. No es necesario esterilizar, pero sí lavar y secar bien el envase.
  • Lo mejor es utilizar cada día la leche de la jornada anterior y tener una reserva congelada para emergencias, por si algún día no es posible sacarse. La leche se puede conservar de tres a cuatro meses en un congelador de tres estrellas y seis meses o más en un arcón.
  • Puede congelarse en tarros de plástico que cierren bien o en bolsas de congelación. Conviene utilizar recipientes pequeños con una sola toma.
  • Hay que poner la fecha y hora de extracción, tanto en las bolsas como en los envases, para poder usar las reservas en orden cronológico, empezando por las más antiguas.
  • La leche se puede descongelar lentamente, dejándola en el frigorífico unas horas antes o justo antes de usarla poniendo la bolsa o el tarrito bajo el chorro de agua fría.
  • Para templarla, lo más adecuado es sumergir el recipiente o la bolsa en agua caliente. Si se usa el microondas no debe calentarse demasiado, para que la leche no pierda propiedades.